La ciudadanía europea en el Parlamento Europeo

24 mayo 2009

A lo largo de estos cinco años en el Parlamento Europeo, el tema de la ciudadanía europea ha sido muy importante para mí. Nací en Suiza, un país que no pertenece a la Unión Europea, pero soy español y mis padres son españoles. Por esto, ya desde muy joven, me planteaba el significado de la nacionalidad española y de la europea.

Más allá de los temas identitarios, la ciudadanía es una cuestión de derechos y deberes. Según el Tratado de la Comunidad Europea, que también recoge el Tratado de Lisboa, es ciudadano de la Unión cualquier persona que tenga la nacionalidad de un Estado miembro. La ciudadanía de la Unión complementa la ciudadanía nacional sin sustituirla y está constituida por un conjunto de derechos y deberes vinculados a la ciudadanía del Estado miembro. En este sentido los españoles residentes en el exterior, dentro o fuera de la Unión Europa, debemos sentirnos europeos de pleno derecho.

La noción de ciudadanía supone para todos los ciudadanos de la Unión:

— el derecho a la libre circulación y el derecho de estancia en el territorio de los Estados miembros

— el derecho a ser elector y elegible en las elecciones al Parlamento Europeo y en las elecciones municipales en el Estado miembro en el que residan, en las mismas condiciones que los nacionales de dicho Estado

— el derecho a recibir en el territorio de un tercer país (Estado no perteneciente a la Unión Europea) la protección diplomática de las autoridades diplomáticas o consulares de otro Estado miembro, si su país no está representado, en la misma medida que los nacionales del Estado miembro en cuestión;

— el derecho de petición ante el Parlamento Europeo y el derecho de dirigirse a un Defensor del Pueblo Europeo designado por el Parlamento Europeo facultado para recibir las reclamaciones relativas a casos de mala administración en la acción de las instituciones y órganos comunitarios con exclusión de las instancias jurisdiccionales (estos procedimientos están regulados en los artículos 194 y 195 del Tratado de la Comunidad Europea);

— el derecho a dirigirse por escrito a cualquiera de las instituciones u organismos de la Comunidad en una de las lenguas de los Estados miembros y a recibir una contestación en esa misma lengua (artículo 21, párrafo tercero, del Tratado de la Comunidad Europea);

— el derecho a acceder a los documentos del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión, con arreglo a determinadas condiciones (artículo 255 del Tratado de la Comunidad Europea);

El Tratado de Lisboa destaca asimismo los principales derechos de los ciudadanos de la Unión al enumerarlos en el artículo 17, apartado 2, del Tratado de la Comunidad Europea.

Una de mis aportaciones a lo largo de mis cinco años como diputado de la Cámara europea ha sido la propuesta de crear un número de emergencia para los europeos cuando se encuentren en el extranjero, porque creo que la Unión Europea debe responder a las necesidades de los ciudadanos y, en especial, cuando se encuentran en casos de emergencia tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. La existencia de este número hubiese sido de mucha utilidad en casos como el del atentado del Bombay. Esta propuesta fue incluida en el informe sobre el Libro Verde, el 22 de noviembre de 2007 (enlace a este informe). Es un pequeño paso en el camino hacia la plena ciudadanía.

Javier Moreno
Secretario General del PSOE Europa
y eurodiputado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: